Este fin de semana hemos estado de visita en Madrid. Ya nos habían recomendado el restaurante Public , y la cena de la primera noche nos pareció el momento más adecuado para probarlo, ya que además, nuestro alojamiento se encontraba muy cerca de la calle Desengaño, donde se ubica este espacio.

Lo que más nos llamó la atención de la carta fueron los precios. Ni un número entero y decimales de lo las original: 8’61, 9’76€ , 11’03€…

La comida estaba bastante buena; pedimos los “pulpitos encebollados con patatas y alli-olli” y el “solomillo de cerdo ibérico al estilo de mi tía con tomate y huevo frito“. El tamaño de los platos era normal, para una cena están bastante bien.

Lo que no nos sorprendió tanto fue el postre; pedimos una Macedonia de frutas muy bien presentada en una copa con helado y zumo de naranja pero echamos en falta más variedad de fruta , casi todo era piña.

El local, de una moderna y agradable decoración, nos resultó quizás algo agobiante, con poca intimidad debido a la proximidad de las mesas.

Os avisamos de que es un restaurante con poca capacidad y espacio muy limitado, nosotros tuvimos suerte de entrar y poder sentarnos pero recomendamos reservar si sabéis con seguridad que vais a visitar este local de moda.

Cenamos por un precio muy justo en relación a la calidad, el precio y el tamaño de los platos que pedimos. Recomendable por la buena cocina y por el excelente servicio de los camareros. De hecho queremos destacar que al cobrarnos, la chica se confundió y marcó 3 céntimos de más en el TPV, los cuales nos devolvió en efectivo al dejarnos la copia y… obviamente, no cogimos de la mesa.

Moderno y agradable. Buen lugar para una cena chic en el centro de Madrid.

Restaurante Public
Calle del Desengaño 11, Madrid